Oncología

Cómo alimentarnos cuándo somos tratados con quimioterapia

Comer de forma sana y equilibrada es siempre aconsejable pero reviste especial importancia en ciertas situaciones, como por ejemplo, cuando se está sometido a un tratamiento de quimioterapia.

Un estado nutricional correcto contribuirá a reducir la toxicidad de la quimioterapia, mejorará la efectividad del tratamiento y favorecerá la recuperación posterior del paciente.

Dado que la quimioterapia suele disminuir las defensas del paciente es importante seguir una serie de normas higiénicas en la manipulación de los alimentos para prevenir infecciones. Entre estas normas se encuentra:

  • Lavarse bien las manos mientras se manipula los alimentos y antes de comer.
  • Consumir la comida justo después de prepararla y en caso de desear aplazar su consumo, conservarla siempre en la nevera.
  • Mantener limpias las superficies dónde se manipulan los alimentos así como los utensilios utilizados.
  • o compartir vasos ni cubiertos.
  • Evitar consumir huevo, pescado o carne crudos.

¿Qué comer el día que toca quimioterapia?

  • No acudir sin haber comido nada, a menos que su médico le especifique lo contrario.
  • Si el tratamiento es por la mañana, desayunar al menos dos horas antes de empezar la quimioterapia. Un ejemplo de desayuno nutritivo y fácil de asimilar es un licuado de zanahoria acompañado de tostadas con mermelada.

¿Qué comer los días posteriores a recibir la quimioterapia?

Después de ser tratado con quimioterapia es frecuente tener poco apetito y presentar náuseas. Los siguientes consejos pueden ser de utilidad:

  • Procure que sea otra persona quien compre y prepare la comida. Si no dispone de nadie, puede dejarse preparada la comida antes de la sesión y congelarla.
  • Manténgase hidratado bebiendo como mínimo dos litros de líquido al día o alimentos que contengan líquido (caldos, infusiones, gelatina, tapioca).
  • Mejor tomar las bebidas a pequeños sorbos y a temperatura ambiente.
Imprimir el artículo