Noticias

Un paso más hacia una vacuna universal contra el cáncer

Investigadores alemanes han conseguido un avance hacia el tratamiento personalizado de cualquier tipo de cáncer. El método estimula la respuesta inmunitaria innata del cuerpo humano frente a los virus y ha funcionado en ratones y en tres pacientes con melanoma.

La revista Nature publica esta semana un estudio que muestra una vacuna de nanopartículas de ARN contra el cáncer que aprovecha la respuesta del sistema inmune frente la infección viral. Los resultados han demostrado que la vacuna induce respuestas inmunitarias en modelos tumorales de ratón y en tres pacientes con melanoma avanzado.

Los autores son investigadores de varios centros alemanes, como BionTech AG, una firma de biotecnología dedicada al desarrollo de inmunoterapias de cáncer individualizadas, la Universidad Johannes Gutenberg y el Hospital de la Universidad de Heidelberg. En opinión de los investigadores, el hallazgo “posiblemente represente un paso hacia una vacuna universal para la inmunoterapia del cáncer”.

El equipo, liderado por Ugur Sahin, de la universidad alemana, dirigió su trabajo a unas células características del sistema inmunitario (células dendríticas) en ratones mediante el uso de una vacuna administrada por vía intravenosa, compuesta de nanopartículas de ARN-lipoplex. Este es un ARN rodeado por una membrana de lípidos (ácidos grasos), similar a una membrana celular.

Según Sahin, consejero delegado de BionTech AG, “el estudio presenta una nueva clase de vacunas contra el cáncer extraordinariamente potentes que permiten la redirección eficaz del sistema inmune frente a una amplia gama de antígenos tumorales. Este es un paso importante hacia inmunoterapias de cáncer verdaderamente personalizadas y aplicables a todos los tipos de cáncer”, destaca.

Modo de actuación
Los expertos encontraron que el ajuste de la carga eléctrica neta de las nanopartículas –para que fuera ligeramente negativa– es suficiente para orientar eficazmente las células dendríticas. Además, es un método rápido y barato de producir.

El lipoplex protege el ARN de ser descompuesto por el cuerpo, y media su absorción en las células dendríticas y macrófagos en el bazo, los ganglios linfáticos y la médula ósea, donde el ARN se traduce luego en un antígeno específico del cáncer.

Los autores afirman que esto desencadena una fuerte respuesta de las células T específicas de antígeno y provoca un potente rechazo interferón-alfa dependiente (IFNa dependiente) de tumores progresivos en varios modelos tumorales de ratón.

En los resultados preliminares del estudio clínico fase I –que sigue reclutando pacientes– para una dosis escalada de la vacuna, tres pacientes con melanoma tratados con dosis bajas de IFN mostraron una fuerte respuesta de células T específicas de antígeno.

Hasta la fecha esta vacuna ARN-LPX ha sido bien tolerada y sin efectos adversos graves. Dado que cualquier antígeno basado en péptidos se puede codificar como ARN, esta vacuna es potencialmente aplicable a todos los tipos de cáncer y puede representar "una plataforma universal para la inmunoterapia del cáncer", indican los autores.
Imprimir el artículo