Noticias

Las mujeres que trabajan en casa descuidan su tratamiento al carecer de quien cubra su puesto en el hogar

Este estudio, llevado a cabo por FECMA, con el apoyo del Instituto Roche, analiza, cuáles son los sentimientos y actitudes de las mujeres con cáncer de mama, desde el momento del diagnóstico hasta la etapa posterior al tratamiento.


- Muchos nervios, angustia y miedo: así se sintieron el 53% de las mujeres entrevistadas cuando les detectaron el tumor.
- Apoyo de amistades íntimas y de la familia e información son las principales necesidades de las mujeres ante el diagnóstico.

Todo se perturba, sientes una gran rabia e ira, ves la muerte de cerca, te sientes completamente hundida, incomprendida; no quieres ver a nadie; ¿cómo vamos a sobrellevarlo en casa? ¿Quién se va a ocupar de mi familia durante el tratamiento? Éstos son algunos de los sentimientos "reales" de mujeres con cáncer de mama cuando se les diagnóstico el tumor. Junto a muchos otros, son recogidos en el Informe El cáncer de mama: la enfermedad, su vivencia y la calidad de vida de las pacientes, el primer trabajo que se centra precisamente en cuáles son las actitudes y los pensamientos de las mujeres desde el momento que les diagnostican un cáncer de mama hasta la etapa posterior al tratamiento.

La encuesta ha sido llevada a cabo por la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), en colaboración con el Instituto Roche durante los últimos 5 años en diferentes fases, con un doble objetivo: difundir y dar a conocer las emociones de las mujeres a las que se les diagnostica el cáncer y favorecer que el entorno ofrezca a la paciente lo que necesita y sea tratada como ella quiere, ya que para las mujeres cambia su vida, sus prioridades y todos los que le rodean se ven afectados de una u otra manera y se vuelven más vulnerables. En este trabajo, no obstante, se observa cómo las reacciones y la forma de interiorizar la enfermedad pueden ser bien distintas.

 

 

También lo es la necesidad de hablar sobre su enfermedad o, al menos, lo que decide explicar cada una y a quién: mientras la mitad de las mujeres precisaba desahogar su emoción contándolo, la otra mitad mantenía posiciones mucho más restrictivas. Aunque, eso sí, todas ellas, independientemente de lo que expresen, lo harán con su pareja, sus hijos y su médico. Y, en este aspecto, es muy llamativa la figura de las amigas. Tal como señala Mª Antonia Gimón, presidenta de FECMA, "a veces confías tus sentimientos a personas amigas e incluso no tan amigas, pero que están dispuestas a escucharte; y precisamente lo haces con la intención de proteger a tu familia, para que sufra lo menos posible".

¿Se sienten bien atendidas?

En general, sí. Los datos de este informe permiten señalar que el 60% de las mujeres a las que se diagnosticó un tumor fueron intervenidas quirúrgicamente en el plazo máximo de un mes lo que, sin duda, puede colaborar a un mejor pronóstico de la enfermedad al abordarla de forma rápida. Y, aunque creen que cada vez son más mujeres las que están concienciadas sobre la necesidad de someterse a revisiones periódicas para detección precoz, consideran que es necesaria una mayor sensibilización para que sean todas las que se encuentran en la franja de edad de riesgo.

"Los resultados -afirma Mª Antonia Gimón-demuestran que, aunque la relación con las unidades especializadas del sistema sanitaria es positiva, no lo es tanto si hablamos de otros aspectos, como por ejemplo las salas de espera de las consultas". En cuanto a al trabajo del personal sanitario (médicos y enfermeras), se observa una alta satisfacción por parte de las mujeres (el 94% de las pacientes consideran que la atención recibida de los médicos y de las enfermeras es buena o muy buena).

Aun así, en este trabajo se ha diferenciado entre atención médica y de apoyo emocional. Y si en el primera el grado de satisfacción es alto, creen que existe un déficit de esa parte emocional, tan necesaria en una enfermedad así. También los oncólogos que participaron en el estudio lo reconocen: saben de la ansiedad de las mujeres, pero les faltan recursos y tiempo. Por otra parte, algunas pacientes señalaban que habían recibido la recomendación del médico, incluso desde el momento del diagnóstico, de acudir, en caso de necesidad, a servicios de ayuda psiquiátrica o psicológica. La otra cara de la moneda es el rechazo por parte de bastantes mujeres a ser atendidas psicológicamente, porque se sienten con la entereza suficiente para afrontar su problema con sus propios recursos, considerando una pérdida de tiempo acudir a la consulta. Pero lo que queda claro es que la gran satisfacción de las que sí han recibido esa ayuda. La segunda necesidad, que no menos importante detectada en el estudio, es la información en todo el proceso de la enfermedad, que consideran fundamental para hacerle frente.

Y en este sentido, "para los oncólogos, dice el doctor Antonio González, Médico Adjunto del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, esta encuesta se convierte en una herramienta válida que va a permitir a estos profesionales que se ocupan de tratar el cáncer de mama conocer las preocupaciones, incertidumbres y dudas de las pacientes que van ser tratadas de cáncer de mama. Así, podemos llenar un lado humano que la medicina no cubre. A nosotros, conocer las preocupaciones y vivencias que tiene una paciente con cáncer de mama nos va a permitir ofrecer un mejor apoyo psicológico a la mujer y a su familia".

La familia, la casa y el trabajo

Los profesionales, principalmente psicoterapeutas consultados, señalan que aunque no existe una paciente de cáncer de mama igual a otra, la edad media de aparición de la enfermedad y la educación recibida hace que en muchos casos se trate de mujeres que han vivido volcadas en el cuidado y bienestar de su familia y en ellas es especialmente importante trabajar su autoestima.

Al hilo de esta afirmación de los especialistas, adquiere relevancia un aspecto observado en la encuesta que señala que las mujeres que trabajan en casa se cuidan "mucho menos", por carecer de alguien que cubra su puesto en el hogar.

Y es que el estudio ha analizado también los problemas que la enfermedad puede acarrear en el ámbito laboral: a casi dos tercios de las mujeres el cáncer de mama les afectó en el desempeño de su trabajo. "La mayoría de las pacientes (85%) -añade la presidenta de FECMA- tuvo que acogerse a una baja por un período superior a tres meses, pero es que, en algunos supuestos (trabajadoras manuales) afectó a mantener el empleo": mientras una de cada tres tuvo problemas para seguir con su actividad, una de cada cinco abandonó el trabajo por voluntad propia; junto a ello, el 10% señaló haber tenido que jubilarse y, en la mayoría de los casos se constató que la enfermedad supuso pérdidas en las posibilidades de promoción. De ahí, que desde FECMA se señale, como otro punto de interés, el impacto que la enfermedad puede tener en la economía doméstica, cuando los gastos son mayores y los ingresos más bajos.

La importancia del asociacionismo

Aunque la gran mayoría de las mujeres conoce la existencia de las asociaciones de pacientes con cáncer de mama, la realidad es que sólo entre un 10 y un 15% de las afectadas participa de sus actividades. Y, en ocasiones, son precisamente el cauce para atender necesidades de las pacientes en el ámbito psicológico, que van desde compartir experiencias hasta participan en programas de apoyo psicológico impulsados desde éstas. "Las asociaciones de mujeres con cáncer de mama -ha señalado Jaime del Barrio, director del Instituto Roche-, tienen una gran tarea por delante y este estudio deja claro que convivir con un tumor de este tipo es mucho más que someterse a un tratamiento médico. En la vertiente psicosocial del cáncer todos tenemos un trabajo que hacer y este estudio permitirá a familiares, personal sanitario y, en general, a toda la población saber cómo se siente una mujer con cáncer de mama, lo que le ayudará a saber cómo ayudarla".

Sobre FECMA

La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) nace en el año 2000 como una entidad sin ánimo de lucro con el objetivo de convertirse en un referente en el apoyo y la ayuda a las mujeres que padecen cáncer de mama, insistiendo en la decisiva importancia de la detección precoz de la enfermedad y apoyando los esfuerzos vinculados a esta patología en los ámbitos de la sanidad y la investigación.

Con el firme propósito de mejorar la calidad asistencial de las afectadas, la Federación trabaja para que se incrementen los recursos que tengan como destino la lucha contra el cáncer de mama y reivindica igualdad en el acceso a los mejores diagnósticos y tratamientos más eficaces, como garantía de una mayor supervivencia.

Presidida desde 2004 por María Antonia Gimón, FECMA presenta a 25.000 mujeres afectadas por esta patología con presencia en toda la geografía española, agrupadas en 29 asociaciones.

Sobre Instituto Roche

El Instituto Roche nació en el año 2004 con el objetivo de promover, aprovechar y difundir todos los avances en el secuenciación del genoma y en la nueva forma de diagnosticar y tratar las enfermedades. Es una institución independiente y sin ánimo de lucro cuyo objetivo es impulsar la Medicina Individualizada. Para ello, pone todo su esfuerzo en acercar los avances en Genética, Genómica y Proteómica a la sociedad, con el fin de mejorar la salud y la calidad de vida de las personas.

Su tarea principal es la de apoyar y fometar la investigación y divulgar los resultados para mejorar la salud y la calidad de vida de las personas y, para ello, hace una fuerte apuesta por dar a conocer las ventajas de la Medicina Individualizada frente a la medicina colectiva.
El Instituto Roche trabaja en colaboración con los profesionales de la salud, sociedades científicas, universidades, centros de investigación y hospitales, autoridades sanitarias y políticas y organizaciones ciudadanas.

Para más información:
Gabinete de Prensa FECMA
Silvia Muñoz y Paz Romero
T. 91 787 03 00


Instituto Roche - www.institutoroche.es
Begoña Mateo
T. 609 20 80 00


A TENER EN CUENTA...

- Cada año se diagnostican en España más de 18.000 casos de cáncer de mama. Este carcinoma supone el 25% de todos los diagnósticos de cáncer en mujeres.

- A pesar del aumento de supervivencia en la última década, anualmente fallecen casi 6.000 mujeres por esta enfermedad en nuestro país. Esto significa:

- 1,64% de los fallecimientos totales

- 6% de las víctimas por cáncer

- 27% de las víctimas por cáncer femeninas

- El cáncer de mama es la principal causa de muerte en mujeres por debajo de los 55 años.

- La supervivencia el primer año es del 97%; en cinco años, del 78%.

- Los programas de detección precoz y los avances en el diagnóstico y el tratamiento han permitido que más del 50% de las pacientes pueda curarse.

- La mamografía es hoy el método diagnóstico de elección en las campañas de screening.

- Las mujeres de 40 ó más años se deben hacer mamografías cada uno o dos años.

- Cuando presentan alto riesgo de padecer este tumor, el screening deberá comenzar a los 25 años.

- La posibilidad de desarrollar un tumor de mama es mayor a medida que va aumentando la edad: en nuestro país, la probabilidad de padecer cáncer de mama antes de los 40 años es de un 0,05% (una de cada 200 mujeres); antes de los 75, del 7% (una de cada 14) y a los 99 años, del 10% (una de cada 10).

Imprimir el artículo