Enfermedades

Diseñan una aplicación para detectar cáncer de piel en sus fases iniciales

La aplicación, denominada Dermofit, ha sido desarrollada por investigadores de la Universidad de Edimburgo, Reino Unido, y permite a los profesionales médicos aprender a evaluar y detectar lesiones de cáncer de piel en sus fases iniciales. Su objetivo es entrenar a médicos no especialistas en dermatología, enfermeras y estudiantes de medicina para identificar con más precisión diversos tipos de lesiones cutáneas por medio de técnicas cognitivas interactivas y una extensiva base de imágenes de referencia. Esta nueva aplicación permite aprender a distinguir entre casos benignos y malignos. 

Dermofit es el producto de cuatro años de investigación y desarrollo de dermatólogos de la Universidad de Edimburgo, y proporciona a doctores residentes, enfermeras y otros profesionales médicos no especializados en dermatología recursos digitales con los que mejorar su capacidad de identificar correctamente tipos específicos de lesión cutánea, mejorando así su precisión a la hora de diagnosticar posibles casos de cáncer.  

Dermofit emplea un algoritmo que agrupa fotos de lesiones cutáneas en base a su color y textura. En caso de que haya sospecha de cáncer de piel (entre los que se incluiría melanoma maligna, carcinoma de células escamosas) es primordial detectarlas y tratarlas lo antes posible. No obstante, en muchos casos la visita al especialista se demuestra innecesaria: aunque un 30% de doctores enviarán automáticamente al dermatólogo a un paciente que presenta un crecimiento cutáneo, en la gran mayoría de casos no hay cáncer de piel. Dermofit escoge de entre una base de más de 1.300 imágenes para ilustrar las diferencias entre lesiones que pueden parecer similares pero que son distintas entre sí. La aplicación también cuenta con otros módulos con los que reforzar y poner a prueba los niveles de conocimiento del usuario para la identificación y diagnóstico de cáncer de piel.

Cualquier recurso que ayude a los no-especialistas para identificar con más precisión diversos tipos de crecimiento cutáneo y lesión es altamente valioso, pues supone una mejora de la atención médica así como un ahorro de recursos sanitarios.