Enfermedades

Comercializan el primer test de ADN para prevenir el riesgo de cáncer de colon

La administración sanitaria estadounidense aprobó la pasada semana el primer test genético para prevenir el riesgo de cáncer de colon. Se trata de un test no invasivo que detecta la presencia de tumores o lesiones precancerosas por medio del análisis de los cambios en el ADN presente en la materia fecal.

Detección del cáncer de colon
El cáncer de colon y recto, también denominado cáncer colorrectal, se localiza en el colon, es decir el intestino grueso, o en el recto, el extremo del colon que lo conecta con el ano. El cáncer de colon y recto es uno de los tipos de cáncer más comunes y representa una de las primeras causas de mortalidad por cáncer.

En la actualidad, la prevención del cáncer de colon se realiza por medio de colonoscopias y por medio de la prueba de sangre oculta en heces. En el primer método, se emplea un tubo flexible equipado de una videocámara y pinzas para explorar el intestino grueso y el recto en búsqueda de adenomas o lesiones precancerosas. Las pinzas pueden extirpar los adenomas o una muestra de una lesión sospechosa para realizar luego una biopsia del tejido. Se recomienda que las personas de 50 años edad, en especial si tienen antecedentes familiares de cáncer de colon, se realicen esta prueba regularmente. Se trata de un método costoso e invasivo. En el segundo método, se aplica una pequeña muestra de heces a una tira o tableta química y se añade una pequeña cantidad de líquido o solución. Un cambio a color azul a los pocos segundos de la adición de la solución de la muestra de heces indica la presencia de hemoglobina (sangre oculta).

Desarrollando este último método, una empresa farmacéutica ha diseñado un método de cribado denominado Cologuard que no sólo detecta la presencia de hemoglobina sino también la de mutaciones en ciertos genes (BMP3, NDRG4, KRAS, Beta-actina) en células provenientes de un pólipo de cáncer que también pueden encontrarse en la materia fecal del paciente. Según los resultados del primer ensayo clínico, en el que se analizaron a más de 10.000 individuos, el nuevo test genético detectó el 92% de casos de cáncer de colon y el 42% de adenomas o pólipos avanzados, lo cual supera los resultados del test de sangre oculta estándar empleado hasta ahora. Este nuevo método tiene la clara ventaja de permitir seleccionar mejor quién debe someterse a una colonoscopia y quién no, con lo que se podrá realizar un diagnóstico aún más temprano.