Enfermedades

Los jóvenes que han sufrido cáncer de piel tienen muchas más posibilidades de desarrollar otros tipos de cáncer

Una persona menor de 25 años a la que se le haya diagnosticado cáncer de piel no melanoma tiene 53 veces más posibilidades de tener cáncer de huesos, 26 veces más de padecer un cáncer en la sangre, 20 veces más de sufrir un tumor cerebral y 14 veces más posibilidades de padecer cualquier otro tipo de cáncer. Tales son las conclusiones de los investigadores de la Universidad de Melbourne (Australia) en un estudio publicado en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Riesgo de otros tipos de cáncer
Por otra parte, el riesgo de desarrollar cualquier otro tipo de cáncer disminuye significativamente a medida que pasa el tiempo: 3,52 veces más posibilidades entre los 25 y 44 años; 1,74 más entre 45 y 60; y 1,32 veces más para mayores de 60 años. No obstante, el mayor riesgo suele ser contraer otros tipos de cáncer de piel, como el melanoma. Los investigadores revisaron datos de ingresos y fallecimientos hospitalarios en toda Inglaterra entre 1999 y 2001, formando dos cohortes: unos 500.000 sujetos con historial de cáncer de piel (no melanoma) y una cohorte de control de más de 8,7 millones de sujetos que no habían padecido esta enfermedad. Durante los cinco-siete años de seguimiento del estudio, unos 67.000 del primero y 863.441 desarrollaron algún tipo de cáncer. De los pertenecientes al grupo de enfermos de cáncer cutáneo (no melanoma), el riesgo de padecer cáncer de vejiga, cerebro, pecho, colon, hígado, pulmón, páncreas, próstata y estómago se mantuvo constante durante todo el tiempo, mientras que el riesgo de cánceres en el cerebro, colon y próstata aumentaban con el tiempo.

Tipos de carcinoma cutáneo
El carcinoma cutáneo (no melanoma) es el tipo de cáncer de piel más común, y es relativamente fácil de tratar si se detecta a tiempo. Rara vez se extiende a otros órganos. Según la web de la Asociación Española contra el Cáncer (www.aecc.es/), bajo esta denominación se engloban dos tipos de tumores:

· Carcinomas de células escamosas. También denominado epidermoide o espinocelular.
· Carcinoma de células basales o basocelular.

El carcinoma epidermoide se caracteriza por una proliferación maligna de un tipo de células de la dermis, los queratinocitos. Puede provocar metástasis, pero es infrecuente y sólo ocurre en estadíos avanzados. Es un tumor muy frecuente que supone el 20-25% de cánceres malignos cutáneos. Durante los últimos 20 años su incidencia se ha disparado debido a la mayor exposición al sol de la población.

El carcinoma de células basales afecta a las células basales, situadas en la capa más inferior de la epidermis. Su incidencia también está en aumento (10%). No tiene capacidad de metástasis pero puede ser invasivo localmente. Afecta principalmente a las personas de raza caucásica.