Enfermedades

Investigan biomarcadores para la detección precoz del cáncer de colon

Este descubrimiento permitiría desarrollar un método sencillo y no invasivo para la detección del cáncer de colon y rectal. Hasta ahora, el método empleado habitualmente (colonoscopia) es caro, altamente invasivo y complejo. La creciente necesidad de colonoscopias hace necesario diseñar un nuevo método más sencillo y menos invasivo para la detección precoz de la enfermedad.

Diagnóstico del cáncer de colon.
Un artículo publicado en Cancer Prevention Research describe un estudio de científicos canadienses y estadounidenses para identificar cambios genéticos en la mucosa del colon de enfermos de cáncer de colon y rectal (cáncer colorrectal). Estos cambios podrían servir como biomarcadores para la detección precoz de la enfermedad. El método empleado hasta ahora, la colonoscopia, es altamente invasiva: los médicos introducen una cámara en el colon en búsqueda de pólipos. Además, un 10-14% de las endoscopias pueden dar lugar a falsos positivos.

Los científicos autores del estudio creen haber identificado las modificaciones genéticas correctas para la detección precoz del cáncer de colon: cinco posibles candidatos (genes que experimentan mutaciones) en ratones de laboratorio. Estos genes candidatos también mostraban mutaciones en las muestras de tejido extraídas de enfermos de cáncer de colon. Otra observación importante del estudio fue que estas modificaciones genéticas también se detectaron en células del colon que no estaban situadas cerca del tumor. Esto, afirman los autores, indicaría que sería fiable tomar muestras de lugares más accesibles del tracto gastrointestinal, o aún mejor, en muestras de sangre o de heces, para buscar ahí la presencia de biomarcadores de la enfermedad.

El cáncer colorrectal: factores de riesgo.
El cáncer de colon y recto es un gran riesgo para los occidentales de más de 65 años de edad. Es el tumor sólido más frecuente en ambos sexos, el segundo cáncer en frecuencia en hombres después del de pulmón, y el segundo en mujeres después del cáncer de mama. Su frecuencia aumenta pasados los 40 años, y su máxima incidencia se da entre los 65 y los 74 años de edad.

El cáncer colorrectal se asocia con:
Alimentación pobre en fibra, rica en grasa
Factores hereditarios
Pólipos de colon, precursores de cáncer.
Exposición a largo plazo a toxinas ambientales u ocupacionales.

Son factores de riesgo para el cáncer colorrectal:
Edad superior a 40 años.
Dieta pobre en fibra, rica en grasa.
En mujeres, padecer o haber padecido cáncer de mama o cáncer ginecológico.
Antecedentes familiares de cáncer colorrectal o de pólipos adenomatosos de colon.
Padecer o haber padecido cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos de colon.
Padecer enfermedad inflamatoria intestinal: colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.