Enfermedades

La mayoría de estados australianos prohíben las cabinas de bronceado

Un 80% de los nuevos casos de cáncer detectados en Australia corresponden a cáncer de piel. Las autoridades sanitarias de diversos estados australianos han decidido prohibir las cabinas de bronceado. La iniciativa más reciente es la del estado de Victoria, donde a finales de 2014 entrará en vigor la prohibición total de las cabinas de rayos UVA.

Carcinógeno de tipo I
En la actualidad, cinco de los ocho territorios y estados australianos han prohibido las cabinas de rayos UVA. El proceso de prohibición comenzó en 2009, cuando la OMS clasificó las cabinas de rayos UVA como carcinógeno de clase I, al mismo nivel que el tabaquismo, la exposición a productos químicos tóxicos o la radiación de rayos X. También se ha investigado su posible carácter adictivo. El primer país que siguió las recomendaciones de la OMS fue Brasil: en 2003 las autoridades de este país prohibieron el uso de cabinas de bronceado a menores de edad, y en 2009 a todas las edades. En otros países, las autoridades nacionales o regionales han dictado leyes que limitan el acceso de los menores de edad a las cabinas de rayos UVA. En España, Francia, Alemania y en otros seis países europeos también se prohíbe a los menores el uso de cabinas de bronceado.

En octubre de 2012, un artículo publicado en la revista científica British Medical Journal asociaba el uso de cabinas de bronceado a otros tipos de tumores cutáneos además de al melanoma, lo que llevó a los expertos médicos a reclamar medidas de control y/o prohibición más drásticas. En la Unión Europea, el parlamento de Estrasburgo está debatiendo nuevas leyes que regulen la cantidad de rayos UVB que pueden emitir las lámparas o cabinas de bronceado. En el Reino Unido, está en proceso una ley en el parlamento que prohibirá el acceso a cabinas de bronceado a menores de 18 años.

En España, el número de tumores cutáneos ha aumentado durante los últimos años, aunque la incidencia sigue siendo mucho menor que en otros países. En EE.UU., se da un caso cada 40 habitantes; en Australia, uno cada 25. En España se diagnostica un caso cada 140 habitantes.