Enfermedades

No existe un “bronceado seguro”, afirman los expertos

Un nuevo estudio publicado por la revista Nature Communications sostiene que la formación de melanina provocada por la exposición a rayos UVA estaría asociada a la génesis de tumores en la piel

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más letal. Los dermatólogos llevan años advirtiendo que la idea de un “bronceado seguro” es errónea: toda exposición más o menos prolongada a rayos ultravioleta aumenta el riesgo de cáncer de piel. Hasta ahora, se creía que la formación de melanina provocada por una exposición moderada al sol (en otras palabras, broncearse) protegería del cáncer de piel. Este estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad George Washington de EE.UU., viene a contradecir esta idea, demostrando en un modelo animal que la producción de melanina inducida por la exposición a rayos ultravioleta estaría asociada de forma directa a la génesis del cáncer.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores expusieron por separado a rayos UVA y UVB a ratones de laboratorio para investigar la respuesta a cada tipo de ancho de banda exacto. Los animales fueron expuestos a un aparato de luz ultravioleta específicamente diseñado por la Universidad George Washington que puede emitir por separado rayos de varios anchos de banda. Los investigadores comprobaron que la inducción de melanoma provocada por los rayos ultravioleta A (UVA) requiere de la presencia de melanina, y que además estaría asociada a daños por oxidación en el ADN de los melanocitos (las células productoras del pigmento melanina). Por otra parte, la radiación de rayos ultravioleta B (UVB) provoca melanoma independientemente de la generación de melanina. Así los rayos UVB dañarían el ADN de forma directa. Por tanto, los investigadores identificaron dos vías para la formación de melanomas que son dependientes de la exposición a rayos ultravioletas, además de describir un papel significativo de la melanina en la génesis del melanoma en los melanocitos.

La melanina sería por tanto un factor causante de melanoma. Por otra parte, la inducción de la producción de melanina se activa cuando la piel está expuesta únicamente a rayos UVA, y no a radiación de rayos UVB. Este descubrimiento es particularmente importante, pues el uso de cabinas de rayos UVA ha sido asociado por numerosos estudios epidemiológicos al cáncer de piel. Una de las posibles causas de esto sería que las cabinas de rayos UVA emiten una radiación hasta 12 veces más potente que la de la exposición a la luz del sol cuando está más alto. Por otra parte, sabemos que la combinación de melanina y exposición a rayos UVA causa foto-oxidación, una reacción de la que también se sospecha que causa melanoma.